Una rutina más divertida

¡Hola ovejitas!

Tras las vacaciones en España, imaginaba la vuelta a la rutina y, ¡buff! se me hacía cuesta arriba. Los días del mes de agosto se estaban haciendo un poco pesados por culpa del calor y tuve que improvisar un plan nuevo para no achicharrarnos bajo el sol. Por la mañana, piscina y, por la tarde, parque. A pesar de haber cambiado un poco la rutina, continuaba siendo bastante parecida a la de los meses anteriores y otra vez volvió esa sensación de “depresión postvacacional” (con lo a gusto que estábamos de vacaciones en España…).

IMG_9252_1.jpg

Unos días más tarde, mientras jugábamos en el parque, el destino quiso que Seguir leyendo

Viaje a Los Ángeles

¡Hola ovejitas!

Por fin, después de 5 meses y medio, he acabado de organizar las fotos del viaje a Los Ángeles que hicimos en abril.
Ese mes, estuvieron aquí mis padres y mi hermana para celebrar el cumpleaños de Violeta y aprovechamos para escaparnos unos días. Desafortunadamente, mi hermana no pudo acompañarnos porque tenía que volver a España (¡Jo!).

DSC07146.jpg

El viaje en coche fue algo largo, unas 9 horas en lugar 6, porque hicimos varias paradas para estirar las piernas y para que Violeta no mandara su sillita del coche a Seguir leyendo

40 segundos en mi casa

¡Hola ovejitas!

Hace casi tres años, os enseñé nuestro primer apartamento y hoy, os invito a dar un paseo rápido por las estancias de nuestro tercer hogar en USA.

-Ding, dong

-¡Adelante!

Como habéis visto, el estilo es más actual que el del apartamento anterior, pero los muebles no han variado tanto, siguen siendo los mismos.
En cuanto a decoración, sí, tenemos pocos objetos y cuadros. Una de las razones es que no nos gusta tener elementos decorativos que sobrecarguen los muebles, preferimos verlo despejado. Otra razón es que pensamos, y sabemos, que esta no va a ser nuestra casa definitiva, así que lo mejor es tener pocas cosas para  futuras mudanzas.

La habitación de Violeta que habéis visto en este vídeo y en el vídeo Baby Room Tour, ha tenido que ser modificada porque Seguir leyendo

Cuánto tiempo…

¡Hola ovejitas!

Siento mi ausencia, sé que me echabais de menos, pero no he tenido a penas tiempo, tampoco historias interesantes que contar (rutina, rutina y más rutina), para sentarme tranquilamente a escribir. Mi ordenador tampoco estaba pasando por un buen momento y me daba mucha pereza encenderlo.
Como mi ordenador ya está arreglado, iré retomando de nuevo la vida de bloguera. No prometo publicar todas las semanas (los martes), porque a veces me agobio, pero sí intentaré escribir cuando tenga algo interesante que contar. A ver si me pongo al día y os cuento como fue el viaje que hicimos a Los Ángeles en abril y de nuestros días en España en julio.

¡Feliz martes!

 

El colibrí 

Cuando veas un colibrí, un alma amada te vino a visitar.

Ese colibrí que se asoma por mi ventana eres tú, lo sé. No vienes todos los días, apareces en momentos claves para recordarme que sigues aquí y que sigues cuidando de nosotros.

La primera vez que apareciste, acababamos de mudarnos a Estados Unidos. Estaba sentada en el porche pensando dónde nos llevaría esta gran aventura americana y, de pronto quedé fascinada por tu alegre y veloz revoloteo. Te acercaste a mí durante unos segundos, me miraste y sentí algo mágico. No era un colibrí cualquiera.


Pasaron los meses, y no te volví a ver.

Aquel agosto de 2015, una maravillosa noticia llegó a nuestras vidas y ahí estabas tú de nuevo. Agitabas tus alas frente a aquel ventanal de un segundo piso sin flores. Te miré, sonreí y no pude evitar decirlo Seguir leyendo