Fiesta sorpresa

El viernes, familiares y amigos de Azahara y Nacho prepararon una superfiesta sorpresa española-americana.

Yo no pude estar presente, porque al ser sorpresa, Azahara sólo pensaba que iba a dar un paseo y no me llevó con ella, pero no pasa nada, me lo han contado todo:

El viernes 22, Azahara y Nacho quedaron a las 19.00 con sus amigos para celebrar el cumpleaños de su amigo Alberto.
Dos de las personas pequeñas habían venido a pasar el día, así que sobre las 18.15, salimos hacia el parque a jugar y a hacer tiempo hasta que llegará la hora a la que habían quedado. Inicialmente, quedaron en un punto, pero Azahara insistió en cambiarlo 2 veces (tenía a sus amigos desquiciados).
En el camino se encontraron con su tía y su prima, pero como su coartada convenció a Azahara, no sospecharon nada.

Alberto, Inés y Vivi llegaron al parque y llevaron a Azahara y Nacho hasta el coche nuevo de Alberto e Inés. Mientras veían el vehículo, a Azahara le pareció ver el coche del padre de Nacho y, como sospechaba algo de la fiesta desde hace unos días, empezó a extrañarse.

Nacho, ¿ese no es el coche de tu padre?

Nacho, que había pillado a su padre unos minutos antes, lo negó todo y Azahara se quedó un poco pensativa.
Se fueron a echar gasolina al coche y volvieron al parque, donde habían quedado con Jimmy.
Jimmy insistió en que tenían que ir al local del Club Social a mirar unas neveras para una fiesta, y Azahara, que seguía dándole vueltas al tema, no paraba de hacer preguntas mientras se desplazaban al lugar:

¿Al club social? ¿Tienes llaves? Ahí no puede entrar cualquiera…

Jimmy respondía que él era un mandado y que ahí habría una persona para enseñarle las neveras.

Azahara miraba extrañada a su alrededor y vio una moto y un coche conocido y pensó:

Yo juraría que esa moto es de Víctor y el coche…¡ese coche es de Raquel! Voy a mirar si está la silla de Julieta.

Efectivamente, ahí había una sillita de coche de bebé, pero ¿sería la silla de Julieta?

Los seis entraron en el local y Azahara miró las ventanas. Estaban cubiertas con papel, así que dedujo que la historia de las neveras era cierta y que el local estaba en obras; por lo tanto, ¿cómo iba a haber una fiesta ahí?
Pero de pronto, por un pequeño agujero en el papel, se vislumbró una pequeña bandera americana.
Azahara se quedó parada en la escalera y repetía:

¡Que no entro, que no, que no soy tonta!

Sus amigos empujaron hacia dentro a Azahara y Nacho y ¡ahí estaba todo el mundo! Los dos alucinaron.

¡Fue muy emocionante!

Os dejo unas fotos para que podáis ver la que liaron: disfraces, juegos y, sobre todo, diversión.

collage1

collage2

collage3

De parte de Azahara

¡Muchas gracias a todos por la sorpresa!

Mañana empieza el viaje ¡qué nervios!

¡Nos vemos en San Francisco!

IMG_1014-0

4 comentarios en “Fiesta sorpresa

  1. Vivi dijo:

    Oveja, cuida mucho de mi amiga, haz que se lo pase muy muy bien y sobre todo recuerdala que aquí en España tiene unos amigos y familia que la quieren mucho y la echan mucho de menos.

    Me gusta

  2. May Gómez dijo:

    Querida ovejamariana ¡Cuánto sentí que te perdieras la fiesta en directo! Pero ya sabes el lío que teníamos organizado. Mi idea era llevarte, y Erica me lo había recordado, yo te recogería estratégicamente mientras Azahara y Nacho se iban al “cumple de Spawn”.
    Pero Azahara se resistía a salir de casa porque estaban las personas pequeñas, (menos mal que Belén tomó la iniciativa de llevársela con las personas pequeñas)
    Y, entonces, sumamos a Nacho que con su manía tecnológica de controlar los movimientos de su familia dio al traste con el orden de lo planeado, ¡qué risa! pero qué susto, (nos pillaba la sorpresa) nervios, prisas…asi que salimos de casa más rápidos que una exhalación.
    Y de repente, ¡Oh, te habías quedado en casa! la verdad es que no nos echaste de menos porque estuviste durmiendo plácidamente y ni un leve balido hiciste. Lo único que la crónica te la hemos tenido que narrar nosotros, pero así estás más relajada para las crónicas de San Francisco y no acumulas tanto estrés.
    Y ya ves, también dejé a medias el disfraz de buscador de oro de Nacho, sobre mi cama se quedaron la camisa y el chaleco.
    Los magníficos amigos de Azahara fueron cabeza, manos, desarrollo y todo entusiasmo y colaboración en esta fiesta, ¡qué hubiera hecho sin ellos! Habíamos trabajado mucho y rápido, con la eficacia sin limites que nos caracteriza (esto es por el ego) y el resultado fue estupendo porque lo pasamos muy bien, y lo más importante es que Azahara y Nacho tuvieron su sorpresa con la reunión de los inesperados amigos y familiares y estuvieron agradecidos, contentos y divertidos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s