Christmas is all around me

Parece mentira que ya sea diciembre y llegue la, tan esperada, Navidad.
Me encanta esa sensación de frío en la calle y calor en el hogar. Ya nos hemos enterado que las temperaturas en España no son invernales y parece California :P, pero ni importa, el calor familiar siempre está presente.

Nosotros tenemos sensación de Navidad desde hace un par de semanas. Las casas empezaron a llenarse de luces después de Acción de Gracias y pasear por las calles se hace más agradable y divertido.
En nuestros paseos de las tardes, solemos ir en busca de la casa navideña más bonita y original. Hay que reconocer que es difícil elegir una favorita. Echad un vistazo a las fotos y juzgad vosotros mismos:


IMG_0024 IMG_0019 IMG_0015 IMG_0011
IMG_0023 IMG_0021

El fin de semana, fuimos al teatro a ver y escuchar al coro en el que ha empezado a cantar Azahara. Ella no estaba preparada para este concierto, así que fuimos para disfrutar de los villancicos en directo.

IMG_1325 IMG_1340

La llegada de La Navidad, me recuerda que, aunque durante el todo el año debemos tener buenos propósitos, diciembre parece un buen mes para plantear nuevas ilusiones y nuevos retos. No hacen falta grandes cambios, pues los cambios más pequeños pueden marcar la diferencia. ¡Ah! ¿que no sabéis por donde empezar? Os propongo empezar convirtiendo los pensamientos negativos en positivos. Poco a poco, notaréis la diferencia.

¡Feliz miércoles!

 

 

 

Un comentario en “Christmas is all around me

  1. May Gómez dijo:

    Pues si, llega la Navidad también por España, no con tantas luces, pero llega. Las decoraciones navideñas americanas son una pasada, cuando la veías en las películas pensaba que eran exageraciones del guión, pero ¡vaya! parece que son auténticas, sólo de pensar que tendría que decorar la fachada de mi casa con tanta parafernalia lucernaria me dan calambres en los brazos y en las piernas . Me imagino de arriba a abajo de la casa, escalera arriba, escalera abajo, otra vez para arriba, salgo al tejado, se me ha olvidado justo esa herramienta en el garaje, bajo hasta el garaje, no lo encuentro, se ha acabado la lavadora, tiendo y ¡ops! vuelvo a las luces, ya no sé si voy o vengo, subo o bajo, ahora no lucen, reviso el enchufe, reviso las bombillas, sudo a chorros en el tejado mientras empieza a llover, no, ya no es sudor, los chorros son el jarro de lluvia que me cae encima, entro por la ventana de la buhardilla, dejo huellas de las pisadas, ¿friego o no friego? otra vez para abajo a por la fregona…. ¡Buf! el próximo año que ponga las luces el vecino. Que no, que no pongo luces, que ademas luego no hay quien duerma con ellas, y encima de colorines, y si son con musiquita…No, por dios, que al vecino no se le ocurra…¡ay que estrés la decoración navideña!
    Bueno, me encanta la decoración navideña, porque me encanta la Navidad. De estas fechas me gusta todo y nada, creo que son días de recuerdos, me conmueve pensar en el nacimiento de Jesús, y cómo lo celebraba en mi infancia. ¡Me parecía tan real!. Creo que algo de aquellas fantasías se mueve en mi, me acerca a la tradición, y me asombra pensar en 2015 navidades desde que nació Jesús, y me asombra aún más la fuerza de una creencia religiosa perdurando por siglos.
    Y además me gusta celebrar “nuestra Nochebuena” esa que que se fue haciendo tradición entre villancicos, panderetas, chistes, canciones y disfraces. Una noche para la familia, para nosotros, para los chicos, para reir, sin ninguna aspiración de aplauso, sólo pasarlo bien.
    ¡uy! oveja mariana, que me pongo a escribir y se me queda corto tu blog,
    Sigo haciendo comentario de tu “entrada”. El coro una maravilla, he escuchado más piezas y todas son bellisimas, y el teatro muy bonito. Azahara merece estar ahí, ¡anímala para que no lo deje!

    Y por supuesto, no hay que recrearse en los pensamientos negativos, ni buscarlos. Me sumo a vuestra propuesta y como felicitación de Navidad para todos los lectores, les deseo, os deseo, que en estas fiestas y en el próximo año no os acechen pensamientos ni sentimientos negativos, y si alguno os aparece que de un leve soplo de aire desaparezcan, y brillen esplendorosos sentimientos y pensamientos positivos. Y que vuestra cara los refleje con una bella sonrisa ¡Feliz Navidad!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s