Mi experiencia de parto😬

¡Hola ovejitas!

En general, a todos los que hemos sido padres nos gusta hablar de ese momento tan emocionante que cambió nuestras vidas, el día que vimos a nuestro hijo por primera vez. Los primeros días, queremos hablar de ello; además, es muy común que todo el mundo pregunte. Después, poco a poco, nos centramos en otros temas como cómo duerme el bebé, cómo llevas la lactancia, si tiene cólicos, etc.

Hace unos meses, os comenté que os hablaría de mi experiencia de parto en Estados Unidos. Durante este tiempo, he estado dándole vueltas a si hacerlo o no y cómo hacerlo y, finalmente, he decido hacer un vídeo relatándolo. He intentado que no sea muy largo, pero ha sido algo difícil. Si os quedáis hasta el final, o adelantáis el vídeo, podréis ver los primeros minutos de vida de Violeta.

Por último, quiero deciros a las futuras mamás, aquellas que vais a vivir el parto por primera vez, que es normal que os inquiete el momento, pero pensad que en los hospitales lo tienen todo muy controlado y sólo quieren lo mejor para la mamá y el bebé. Si os asusta el dolor de las contracciones, pensad que cada contracción os acerca más a vuestro bebé y que duran sólo unas horas, luego cesan. En mi caso, a pesar de ser muy seguidas, las aguanté bastante bien. Lo peor fue el cansancio, porque me puse de parto a las 23.00. Y, bueno, lo realmente malo, en mi experiencia, fue el postparto.

Espero que os guste el vídeo. A mí me trae muy buenos recuerdos revivir el día que conocí a Violeta 💜. Volvería a vivirlo de nuevo😍.

¡Feliz martes!

 

2 comentarios en “Mi experiencia de parto😬

  1. Elena Delgado Aramayo dijo:

    Muy buena idea comentar tu experiencia con el parto. Puede ayudar a futuras madres primerizasy despejar ,algo, los temores que se tienen en esos momentos, compensados, como dices, al ver las caritas de nuestros bebes. Ah !! y estas muy guapa en el video junto a tu preciosa niña

    Me gusta

  2. Anónimo dijo:

    Hola, me ha encantado que compartas esta experiencia tan maravillosa, esta aventura tan emocionante, llena de ilusiones y de incertidumbres, miedos, inseguridades, y esas ansias por tener a tu bebé sobre tí.
    “Que todo vaya bien”, nos repetimos una y otra vez en nuestra cabeza, y el pulso de estos deseos palpita en nuestras venas con el espíritu de la madre que ya eres desde el momento que sabes que esperas un hijo.

    Yo he tenido experiencias de parto. Los míos, claro; y los de “otros”. Vivir, lo que se dice vivir el parto sólo se hace en primera persona, desde tus propias entrañas, desde la nube de ser madre. Pero con cada mujer a la que te une un estrecho vínculo vives una empática experiencia.

    Recuerdo la aventura de ser hermana, de tener un nuevo hermanito/a en mi corazón. Recuerdo la aventura de ser prima; si, han sido muchos primos y primas que han nacido después que yo, (que eso me ha pasado por ser “la mayor”, (que el honor de ser “el mayor” es de mi hermano “mayor”) ) No son experiencias de parto, pero si son vivencias de tus padres y de tus tíos que te llegan, te fijas y te calan, y aprendes. Seguro que ellos me enseñaron muchas más cosas de las que yo aprendí.

    Entonces llega la experiencia de convertirte en protagonista de tu propio parto. Nunca se me pasó por la cabeza que al parto tuviera que ir con nuestros padres o hermanos. Siempre supe que tener un hijo era cosa de la pareja, que la experiencia se vive desde dentro y esas horas de parto son un aprendizaje, un rodaje y un algo único que compartir y sentir unidos. Que compartir la dicha, la incertidumbre, los miedos, nervios y toda la ensalada de sentires y sentimientos son ladrillos y cemento necesarios para la construcción de la familia.

    Y me hacen tía, y vivo en recogido silencio los partos mas o menos complicados, largos, cortos, dolorosos de mis hermanas y cuñadas. Imagino, espero, ansío… “que todo vaya bien” y cruzo los dedos y me inquieto y sueño con el nuevo bebé que llega.

    Y soy abuela. ¡Oh! ser abuela. Y sólo quieres que tus hijos sean felices, que no lo pasen mal. *En mi segundo parto, dejaba yo a mi hijo mayor con mi madre “con la excusa” de ir al cine, iba con prisas porque la niña la tenía por salir, mi madre me dijo “si hija, al cine. Me cambiaba por ti para que no pasaras dolores”. ” No, mamá, yo quiero sentirlo”

    Entonces tus hijos se van de parto y respiras hondo, y piensas y sientes y vuelves a respirar. “que todo vaya bien” y que no lo pasen mal, y que sea rápido, y que no sufran y… soplas, callas, respiras, trabajas….y el tiempo pasa y no hay noticias, y que va para laaargo. Bueno, tenemos que acercarnos al hospital porque el inminente padre también necesita de apoyo y compañía ¡Dos días de parto!. Y sufres preocupación por tus hijos que están en ese trance, en esa inquietud, en esa incertidumbre, y piensas en tu nuerita que quieres y que la deseas un horita corta, y respiras hondo. No te cambiarias por ella, ni por ninguna mujer en ese trance porque todas queremos tener el privilegio de parir a nuestros hijos. (no digo del privilegio del dolor, que si se puede evitar mejor). Y por fin, todos respiramos serenos, tranquilos. Ya llegó. ¡SOMOS ABUELOS! Una gran dicha, y con ello aumentan también nuestras preocupaciones.
    “Que sean felices”
    Luego llegó mi segunda nieta, y llegó como es ella, “rápida”. Casi no me dió tiempo a respirar hondo y cerrar los ojos cuando volví a respirar de satisfacción. ¡Está aquí, está bien! Que sea feliz, rezo por dentro.
    Y entre nietas me llegan a hacer tia abuela y mi querida sobrina se va de mi casa con contracciones de dudosa categoría de parto. Yo tengo la seguridad que Mario está viniendo. Y respiro hondo, y espero. Duermo y espero y soplo y resoplo y callo…e interminables horas después me llega la foto de Mario. ¡Uf, ya pasó! Todo ha ido bien, y piensas y te dices mirando hacía Dios “que sean felices”

    Violeta llegó en un día muy lluvioso. Si, como cuenta Azahara, ellos salieron hacia el hospital y los abuelos nos quedamos en casa, tranquilos, relajados, callados, en absoluto secreto (como nos habían indicado), con el teléfono en la cabecera como duermo desde que la ovejamariana vive en EEUU, y respirando hondo nos quedamos dormidos. En algún despertar miraba de reojillo el movil, no hubo noticias. Cuando llegó la mañana, me parecía ya todo muy largo. A los parturientos también, claro; ya nos dijeron que la dilatación era … que no era. Con esas perspectivas los abuelos nos fuimos a hacer turismo, caminando bajo la intensa lluvia californiana. Si se trata de esperar, pues esperamos de cualquier forma menos sentados. Recorrimos varios kilómetros calle abajo hasta el ayuntamiento y más allá. Entonces nos llegó el mensaje de que la dilatación iba a galope. Entonces caminamos calle arriba hasta el parque, entre emociones y certezas de que el parto estaba llegando a su fin y que pronto estaría Violeta con sus papás. Nosotros fotografiábamos el verdor del jardín cuando nos llegó la fotografía de Violeta. Y así al paso de turistas nos hicieron abuelos de Violeta.

    Y siempre la misma consiga “Que sean felices”.

    La felicidad de mis hijos y también de mi sobrina, como la felicidad de todos los padres, está en el bienestar de sus hijos. Yo vivo la felicidad de mis hijos a través de mis nietos o viceversa. Deseo que tengo una buena vida, que su casa esté llena de alegría. Y así yo soy feliz.
    Tengo que decir, a favor de mi hija pequeña que también vivo y disfruto compartiendo su vida, ahora es una preciosa jovencita y le quedarán unos años para pensar en ser madre. Yo disfruto de que ella todavía es sólo “mi hija” y como ella dice ahora “la favorita” (la que está en casa, la que aún no nos ha abandonado)jajajajajajjajaja

    El parto pasa y es único para cada hijo que tienes. El hijo se queda y es lo que realmente da valor al parto. Sed felices y haced una familia alegre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s