Funda para el carrito de bebé

¡Hola ovejitas!

A medidados de agosto, empecé a observar que Violeta había crecido tanto, que ya a penas cabía en el cuco de su cochecito. Además, como empezaba a querer estar incorporada y a observar el mundo, tuve que empezar a pensar que debía sacar la sillita de paseo.
Y allí estaba yo, mirando una sillita negra, color cucaracha, el bicho que más odio en el mundo, y decidí que tenía que tunearla fuera como fuera.

La idea de hacer todo desde cero, me daba un poco de vértigo, así que busqué en internet el patrón y di con la web de “Patrones mujer”. Pagué 6€ por el patrón y, en cuestión de segundos, ya lo tenía listo para descargar y empezar a trabajar.

Durante 10 días, tuve la mesa del comedor empantanada: máquina de coser, telas, hilos, tijeras, alfileres…, pero por fin, acabé:

dsc02309 Seguir leyendo

Un año contigo

¡Hola ovejitas!

El 4 de agosto hará un año que nos enteramos que íbamos a ser papás. Recuerdo ese momento con tanta intensidad, que parece que fuera ayer.

Aquel día, o más bien aquella madrugada (no pude dormir), los sentimientos estaban a flor de piel. La ilusión de hacer crecer nuestra familia y de sentir algo que había deseado desde hace tanto tiempo, se iba a reflejar en un cacharrito electrónico y sofisticado. No quise coger un test de embarazo sencillo, tanto si era negativo como positivo, quería leerlo, y no estar pensando en la posibilidad de que pudiera salir una segunda rayita confusa.

Llegó el momento, hice el test y Seguir leyendo

Collares de lactancia

¡Hola ovejitas!

Hace unas semanas, se me ocurrió una nueva manualidad: los collares de lactancia. Violeta estaba empezando a toquetear la cadena que llevo al cuello mientras comía o trataba de dormirse, y decidí que era el momento de hacer un collar que estuviera más al alcance de su mano.

IMG_0409_1.jpg

Las cuentas son de silicona, de la marca Seguir leyendo

Esto no es fácil

¡Hola ovejitas!

No es común que escriba los lunes a estas horas, y más sabiendo que mañana habrá una nueva entrada, pero el caso es que necesitaba escribir.

Normalmente no expreso mucho mis sentimientos en el blog, pero hoy me he levantado algo trascendental, con ganas de contaros que no es fácil. No es fácil vivir a 9000km.
Según van pasando los días, las semanas, los meses, los años, me doy cuenta que soy yo la que he cambiado de rutina, de país, de costumbres, de vida… y que, para la mayoría de vosotros, todo sigue como hace dos años: mismas rutinas, mismo trabajo, mismas comidas familiares, mismos días para ver a sobrinos, primos, nietos,…Os envidio.
Cuando veo las fotos de  los eventos familiares, de las vacaciones, de cómo crecen mis sobrinos, mis antiguos alumnos, etc, me pongo triste. Me encantaría estar presente y no perderme nada.

Hace unos días Seguir leyendo